Machismo y sinhogarismo: la desigualdad brutal que ni siquiera el feminismo ve

Ellas tienen una estrategia: la invisibilidad. Esconderse es su superviviencia y su condena. Son la X de una ecuación que nadie parece tener interés en resolver: las mujeres sufren más pobreza, más precariedad, reinan en la economía sumergida e, incluso, tienen de media pensiones más bajas. Sin embargo, a la hora de revisar las pocas estadísticas que hay sobre las personas sin hogar, la población femenina solo representa el 19,6% de los ciudadanos que viven en la calle, 22.938 en total, según la Encuesta a las personas sin hogar del 2012, un último gran sondeo realizado antes de que la crisis se cronificara en los hogares. Hoy las entidades calculan que la cifra puede ascender a 40.000 personas, ¿dónde están entonces las mujeres más vulnerables? “Las mujeres hacen lo que sea antes de quedarse en la calle“. Es la respuesta común de todas las fuentes consultadas. No hay cifras que lo avalen, pero así lo atestiguan las personas que han sufrido sinhogarismo y los profesionales de la asociación Realidades. Pincha aquí para seguir leyendo Cuarto Poder